Henry James / El arte de la novela: Prefacios críticos

Arte/Poética

HENRY-JAMES-PREFACIOS

Henry James • El arte de la novela: Prefacios
críticos • The Art of the Novel: Critical Prefaces (1907-1909)
Edición bilingüe, 2014
256 págs.  18,00 euros
ISBN 978-84-939741-6-9

Este libro recoge cinco de los dieciocho prefacios escritos por Henry James para la colección definitiva de sus obras, la célebre edición de Nueva York publicada entre 1907 y 1909. Los más consultados y citados de todos ellos, suponen el compendio fiel y completo de un conjunto al que unánimemente se considera su aportación suprema a la teoría de la novela. Autor de otros ensayos notables, fue en estos prefacios donde indagó con mayor consistencia y agudeza en el arte de narrar historias.

Si bien se ocupa igualmente de otros aspectos tal vez más extrínsecos, James se centra en lo que él mismo denomina su “pasión constructiva”, es decir, en la labor meticulosa y fascinante que compone cada relato. Los prefacios logran ser lo que James dijo perseguir que fuera: un vademécum para los aspirantes a novelistas y una lección magistral que enseñase a los lectores de novelas y cuentos a enjuiciar y discriminar.

LECTURA:

I. La historia de los prefacios y la leyenda del maestro

Este libro reúne cinco de los dieciocho prefacios escritos por Henry James para la célebre edición de Nueva York, la colección definitiva de sus novelas y cuentos preparada por él mismo que se publicó entre 1907 y 1909. Si hubiera que resumir en pocas palabras la historia de esta edición, habría que hablar de un inesperado y decepcionante fracaso comercial que pasaría sin pena ni gloria dentro de la fecunda trayectoria de un escritor magnífico de no ser por la importancia que cobran sus prefacios. En su momento se quedó bastante lejos de cumplir el objetivo de reavivar el interés de los lectores por sus novelas y cuentos. Las ventas siguieron a la baja y la edición misma atrajo tan pocos suscriptores que apenas se obtuvieron ingresos. Sin embargo, hace ya tiempo que nadie pone en duda que los textos que James redactó para introducir cada uno de los tomos editados constituyen su contribución más plena y enjundiosa a la teoría de la novela, la prueba que de manera más convincente justifica su prestigio de fino conocedor de la escritura narrativa. Lo que no es poco decir si se tiene presente su condición de autor prolífico de decenas de ensayos literarios; algunos de ellos considerados pioneros y capitales en la tradición del género. 

Cuando cerró finalmente el acuerdo con la editorial Scribner’s, James seguramente confiaba en acercarse al menos al éxito de ventas alcanzado por otras ediciones definitivas anteriores a la suya. Antes de él, a lo largo aproximadamente de la segunda mitad del siglo XIX escritores tan populares como Dickens, Kipling o Stevenson se habían beneficiado de lo que los historiadores suelen denominar la edad dorada de las ediciones completas o definitivas, un fenómeno cultural y mercantil que en el caso de los novelistas se había iniciado a principios del siglo. Pero, desafortunadamente para él, a principios del xx el filón parecía haberse agotado. La suya era una edición de lujo destinada a unos pocos centenares de suscriptores. Tanto James como la editorial se preocuparon de que el material fuera el mejor y no faltase detalle: el papel y la tipografía fueron de la máxima calidad, en la encuadernación se emplearon tapas de cuero y adornos dorados, y además, como era costumbre, se incluyó una fotografía del escritor y frontispicios que aludían a escenas o episodios de las novelas. Pero tanta dedicación obtuvo poca recompensa. Más de un año después de que se iniciase, cuando aún faltaban varios volúmenes por publicar, James ya sabía que la edición iba de capa caída y que las perspectivas eran desalentadoras. A finales de 1908 la editorial le había informado de que, salvo que apareciesen insospechadamente nuevos suscriptores, apenas habría ganancias. Así se lo comunicaba él a su vez en carta a su amigo, el escritor William Dean Howells, a quien de paso también le mostraba su inquietud por los aprietos financieros a los que tal nefasto desenlace le abocaría: “Acabo de tener el placer de oír por parte de los Scribners que aunque la edición comenzó a aparecer hace 13 o 14 meses, no hay, con los volúmenes ya publicados, ni un penique de beneficio que se me deba; ¡de ese beneficio que había en parte estado esperando para pagar las facturas de Año Nuevo! Me llevará a la bancarrota a menos que remonte; puesto que me ha impedido realizar cualquier otro tipo de trabajo”. 

Entre 1905 y 1909 James se volcó en preparar una edición que resultó ser más ardua de lo que había previsto. Su empeño, contrario a las intenciones de la editorial, en que se distinguiera de las publicadas hasta la fecha le obligó a retrasar otros proyectos. Además de una modificación de menor calado, la secuencia temática de las obras en lugar de la cronológica habitual, les propuso una revisión textual a fondo de las obras reeditadas y la inclusión de un prefacio distinto y extenso en cada uno de los volúmenes; dos ofrecimientos nunca antes hechos o, al menos, cumplidos. En cuanto al primero, James no quería que sucediera como en el resto de las ediciones precedentes en las que un anuncio similar quedaba reducido a “la aprobación tácita por parte del autor o de la editorial de un texto existente”. Su “idea,” tal como dejaba claro en la carta que envió a la editorial, era “revisar todo cuidadosamente, y retocar, tal como se dice, el sentido de la oración, así como la cuestión de la superficie en general, donde quiera que parezca preciso”. Que mantuvo su palabra lo prueban las modificaciones numerosas y relevantes que realizó en la novelas de su primera época, Roderick Hudson, El americano y Retrato de una dama, es decir, en aquellas en las que la inexperiencia le llevó, según confiesa, a cometer más errores.

Los prefacios, por su parte, serían un diálogo sincero con los lectores que saciara la curiosidad de estos acerca de aspectos oscuros o desconocidos de sus obras. O así, desde luego, lo manifestaba en la susodicha carta a Howells: “En último lugar deseo agregar a cada libro, tanto si consisten en una sola narración como en varias más cortas, un prefacio abiertamente coloquial e incluso quizás, por así decirlo, confidencial que represente, en cierto modo, la historia de la obra o del grupo de obras, que represente más en particular, tal vez, una charla analítica franca acerca de su asunto, su origen, su lugar en el conjunto de la cadena artística, y que expresen, en resumen, cualquier cosa de interés que pueda decirse”. El escritor a quien se había acusado repetidamente a lo largo de su carrera de mostrarse distante con sus lectores se comprometía a revelarles, de forma clara y sin reservas, los entresijos de su arte, los secretos de sus obras: cómo las gestó, sus significados y su valor. Les abriría la puerta de su cuarto de trabajo para que curioseasen libremente y respondería a todas las preguntas que siempre le habían querido hacer.

Y es verdad que les franquea la entrada pero bajo unas condiciones que, hay que decir también, no son las prometidas, a menos que él entendiese las palabras “coloquial” o “confidencial” de una forma distinta de la acostumbrada. Dice Colm Tóibín, en su preámbulo a la más reciente reedición de los prefacios, que estos pueden ser descritos como “una autobiografía secreta, un retrato de la vida real que James vivió, la vida sentado a su escritorio, la vida de alguien que observaba, soñaba y moldeaba”.7 Ofrecen, a los lectores, como señala el propio James en el prefacio a Los embajadores, la ocasión única de observar la tarea “sedentaria” de la composición creativa. Pero este acceso a su vida de creador es mucho más exigente y menos transparente de lo anunciado. En primer término, por su expresión, a menudo enrevesada y vaga. Los prefacios, como creaciones tardías que son, están escritos en el estilo que caracteriza las obras de su último periodo, es decir, en un estilo que, tal como han corroborado unánimemente sus estudiosos, tiende a ser indirecto y opaco. Tal vez la culpa la tuviera en parte, como opinan algunos, el reumatismo que le afectó, a partir de 1897, la muñeca derecha y le obligó desde entonces a dictar sus escritos, incluidos los prefacios. Pero el hecho cierto es que adopta un lenguaje poco claro y trabado con largas e intrincadas oraciones que dificultan la comprensión y crean una sensación de imprecisión y oblicuidad.

(de la Introducción de Félix Rodríguez a la presente edición)

Publicado en Arte/Poética, Henry James | Etiquetado , , , , ,

Leyendas y narraciones japonesas

Ocho Islas

LeyendasyN,japonesas

Versión de Gonzalo Jiménez de la Espada
Colección ocho islas 256 págs con ilustraciones.
Impreso en Madrid, 2013

Traducidas por Gonzalo Jiménez de la Espada, profesor de español en Tokio entre 1907 y 1917, y publicadas en Japón por Takejiro Hasegawa en 1914, con hermosas ilustraciones de dos de los últimos maestros del ukiyo-é, las Leyendas y Narraciones Japonesas nos llevan al mundo mágico y eterno de samurais, demonios y animales del bosque. Una joya rescatada del olvido, a todo color y para todos los públicos, que editamos coincidiendo con el centenario de su publicación y con el año dual España-Japón.

Entrevista con José Pazó
http://www.elpulso.es/Cooltura/Letras/Entrevista-con-Jose-Pazo.html

http://www.elimparcial.es/noticia/136434/libros/varios-autores-leyendas-y-narraciones-japonesas

Publicado en ocho islas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Henry James / Los periódicos

Biblioteca Bilingüe

Henry James.Los periodicos

Colección Biblioteca Bilingüe 256 págs. Madrid, 2013
Traducción del Equipo Editorial

A través de la lucha por la supervivencia de dos jóvenes periodistas que se abren paso en el Londres de Fleet Street, esta magnífica novella de James nos ofrece un retrato muy actual del periodismo, pese a desarrollarse a comienzos del siglo XX.

La misteriosa desaparición de un personaje público, Beadel Muffet, y las andanzas de Mortimer Marshall, escritor que busca la notoriedad a toda costa, son los objetos de deseo de Howard y Maud, una pareja de periodistas movida por motivaciones y éticas periodísticas divergentes.

La prosa en otros libros enrevesada de James, está aquí animada por diálogos ingeniosos, nos transporta con pinceladas hiperrealistas al mundo del periodismo de la Inglaterra del cambio de siglo.

Cuestiones de actualidad, como el ansia de celebridad y los problemas que acarrea, el sensacionalismo y la voracidad de los medios de comunicación, poder para promocionar, ningunear o destruir a personajes públicos, así como los dilemas éticos periodísticos que implican, se planteaban ya hace tiempo con toda su crudeza.

La presente edición bilingüe nos permite leer directamente a Henry James cotejando su prosa con una cuidada traducción al castellano que trata de ser fiel al espíritu clásico contemporáneo.

Publicado en Biblioteca Bilingüe | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Henry James / La lección del maestro

Biblioteca Bilingüe

Colección Biblioteca Bilingüe 176 págs. Madrid, 2012
Traducción de Mauricio Lorenzo

El joven novelista Paul Overt, cegado por su obsesión por crear la novela perfecta y por su admiración hacia quien un día consideró su maestro —el célebre escritor Henry St. George—, se deja guiar por los consejos de éste hasta el punto de plantearse renuncias muy dolorosas. A medida que nos adentramos en la novela, el lector se pregunta si nuestro protagonista será finalmente capaz de hacer un último sacrificio para llevar a la perfección su talento. A través del fascinante personaje del Maestro, Henry James expone con su fina ironía una visión del artista tan sólida y a la vez contradictoria en términos de lo enunciado y lo vivido que al final ni el protagonista ni el lector más avezado serán capaces de prever el desenlace de la historia.
La novela aborda en suma el coste emocional y social de una vida dedicada a la creación, el dilema que se plantea todo artista: ¿es posible compatibilizar la creación artística con los placeres de los que disfruta el común de los mortales? ¿crear o vivir?

Nacido en Nueva York en 1843 en el seno de una familia patricia de origen irlandés, Henry James está considerado como uno de los novelistas más importantes de la historia de la literatura. Educado en Nueva York, Londres, París y Ginebra, estudió derecho en Harvard, universidad en la que fue catedrático su hermano el filósofo y psicólogo William James. Tras publicar en Estados Unidos sus primeras obras, se estableció en Inglaterra en 1875 dedicándose exclusivamente a la literatura e integrándose plenamente en la vida de la alta sociedad de ese país, que le sirvió de tema inagotable para su novelística. Nacionalizado británico durante la Primera Guerra Mundial, murió en Londres en 1916.
Además de cientos de artículos, cuentos, novelas, obras de teatro, libros de crítica y su autobiografía, escribió una veintena de novelas, entre las que destacan Washington Square, Retrato de una dama, Los embajadores, Las alas de la paloma La copa dorada, muchas de las cuales han sido llevadas al cine con diversa fortuna.
Suele decirse que el centro de su obra lo constituye el encuentro entre la naciente cultura norteamericana y la vieja cultura europea, pero como pueden comprobar quienes se adentran en su extensísima obra, los temas abordados son tan variados como la finura del análisis psicológico de los personajes y la brillantez en el desarrollo de la trama.


Publicado en Biblioteca Bilingüe, Henry James | Etiquetado , , | Deja un comentario

Eduardo Pérez Mulet / En el Jardín Japonés

ocho islas

Colección ocho islas 232 págs. Impreso en Madrid, 2011

El argumento gira en torno a Marco, un psicólogo de provincias cuya vida tranquila y rutinaria empieza a desmoronarse cuando conoce a Kumiko, la enigmática mujer japonesa que padece una enfermedad extraña y que mantiene un misterioso vínculo con el universo de los jardines japoneses. Sus destinos se unirán para siempre cuando una noche de verano Kumiko le dice a Marco: «“–Construye para mí un jardín japonés.–”». Kumiko transmite a Marco la obsesión de que su felicidad y su supervivencia depende de ese jardín, y muestra a Marco la verdadera esencia del jardín Zen japonés a través de enseñanzas, “a veces sutiles, como un soplo”. Hacer realidad ese deseo será el eje central de la relación amorosa.

En el jardín japonés además, nos inicia en el fabuloso microcosmos de los jardines japoneses: un mundo mágico, pero también desconcertante a ojos occidentales: jardines que a veces carecen de plantas o de árboles, espacios solamente compuestos de rocas y gravilla, piedras que simbolizan divinidades…

Eduardo Pérez Mulet (Valladolid, 1964) es licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca. Ha co-traducido y adaptado al castellano libros como Takeshi Kitano, Platonic Sex de Ai Ijima, Serpientes y piercings de Hitomi Kanehara y cómics como Pink Prisoner de Kazumi Ohya o Togari de Yoshimori Natsume. Es coautor del programa Nexus para la prevención del consumo de drogas (Deporte y Vida 2003). Asímismo ha publicado junto a Gustavo Martín Garzo y otros autores el libro Animales: 19 Relatos íntimos.

 http://eneljardinjapones.wordpress.com

Publicado en En el Jardín Japonés, ocho islas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Joshua Reynolds /Discursos sobre arte

Biblioteca Paralela

Con anotaciones de William Blake
Colección Biblioteca Paralela
Prólogo y traducción: José Luis Palomares

200 pags. Ed. Madrid, 2011

En estos ocho discursos, pronunciados por Joshua Reynolds en la Royal Academy entre 1769 y 1778, el más importante pintor británico de la época expone con brillantez y numerosos ejemplos clásicos su teoría estética, muy próxima al clasicismo. Años más tarde, cuando aparezcan estos discursos en forma de libro, William Blake, su discípulo más rebelde, anotará en su edición unos comentarios marginales, demoledores, en los que bosqueja su propia teoría estética, niega la de su maestro y anuncia el romanticismo.

Si Reynolds afirma: “Recomendaría que se exija a los alumnos más jóvenes una obediencia tácita a las normas artísticas, asentadas por los grandes maestros; que aquellos modelos que han resistido el paso de diferentes épocas, se consideren como guías perfectas e infalibles; como objetos a imitar pero no juzgar.”

William Blake comenta: “En Inglaterra no se trata de que un hombre tenga genio o talento, sino de que se muestre complaciente, educado y virtuoso como un asno, así como sumiso ante el parecer de los nobles (…) Si tal hace, será tenido por un buen hombre. Si no, se morirá de hambre.”

Nuestra edición confronta los comentarios de uno y otro ofreciendo un compendio de las teorías estéticas de finales del siglo XVIII. La introducción nos sitúa a Reynolds en su época y costumbres, sin olvidar la célebre tertulia del Literary Club a la que Reynolds asistía semanalmente en el «Turk’s Head», en el Soho, en compañía de Samuel Johnson, Edmund Burke, James Boswell, Oliver Goldsmith o Adam Smith

«El arte tiene por objeto la belleza. Es tarea nuestra descubrirla y expresarla; pero la belleza cuya búsqueda nos guía es una idea que existe sólo en el espíritu. La vista jamás alcanza a contemplarla: es una idea que vive en el pecho del artista, y sobre la que trabaja afanosamente al objeto de poder revelarla, muriendo finalmente sin haber logrado su empeño.» (Joshua Reynolds)

Publicado en Biblioteca Paralela, Discursos sobre arte | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Claudia Barona / Hijos de la nube

InActuales

Estructura y vicisitudes del Sahara español
desde 1958 hasta la debacle

Colección Inactuales. 369 págs. Madrid, 2004

En 1974, siguiendo las doctrinas de las Naciones Unidas, España decide realizar un referéndum con vistas a la descolonización del Sahara. Hassan II, decidido a no permitir que se lleve a cabo, solicita para ganar tiempo el dictamen de la Corte de La Haya, organismo de Naciones Unidas. En nuestro país solo preocupa la agonía de Franco; en Marruecos, Hassan II se enfrenta a revueltas estudiantiles que reprime con violencia: el Sahara es una buena ocasión de resolver un problema interno dirigiendo la atención, además, aparte de los fosfatos se estaban haciendo prospecciones petrolíferas. Naciones Unidas exige que siga adelante la descolonización y la celebración del referéndum. Hassan II desoye el dictamen y convoca la Marcha Verde. La turba avanza enarbolando banderas y coranes para tomar posesión del nuevo territorio. Una semana más tarde, el Gobierno español pacta con Marruecos y Mauritania los Acuerdos Tripartitos. Treinta años después, el referéndum sigue sin realizarse.

(Texto recogido de la página web del Centro de Estudios de Género y Diversidad Sexual)
http://www.generoydiversidad.org/ 


Publicado en Hijos de la nube, Inactuales | Etiquetado , , ,

César García Muñoz / Historia de un estereotipo

InActuales

Intelectuales españoles en Estados Unidos
(1885-1936)

Colección Inactuales. 168 págs. Madrid, 2009

La percepción española sobre Estados Unidos es un tema relativamente nuevo en la historiografía española siendo notable la escasez de libros publicados al respecto. La visión que ha dominado hasta ahora, convertida en estereotipo, procede del siglo XIX, y se remonta a la promulgación de la doctrina Monroe y a la Guerra de Cuba, cuando Estados Unidos era considerado un país enemigo contra el que España podía medir sus fuerzas.
Sin embargo, desde el último cuarto del siglo XIX, en coincidencia con la época de la Restauración y el turnismo, una parte significativa de la intelectualidad española se halla a la búsquea de modelos viables que puedan sacar al país de la parálisis social y política.
Estados Unidos representa para una minoría de españoles un modelo de democracia entre cuyos atributos figuran el respeto a la ley, la tolerancia religiosa y el desarrollo económico.
No obstante, su análisis de la sociedad norteamericana no está exento de contradicciones y constituye un reflejo, en buena medida, de la sociedad española de la época. Por un lado, defienden los principios formales del liberalismo, es decir, la primacía del principio constitucional frente al absolutismo y los derechos ciudadanos a la libertad de expresión, prensa y asociación. Sin embargo, por otro, abominan y se sorprenden de las manifestaciones prácticas de la aplicación de estos principios en la sociedad de masas.
En todo caso puede decirse que la lectura de las reflexiones de Ramón Pérez de Ayala, Juan Valera, Ramiro de Maeztu, Jorge Santayana y Luis Araquistáin, entre otros autores, se antoja como una herramienta indispensable para entender las claves que conforman históricamente la actitud española hacia la potencia norteamericana.

César García Muñoz (Madrid, 1970) es profesor del Departamento de Comunicación en Central Washington University. Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, es autor del libro La opinión pública en Santayana (en esta misma colección) y ha publicado artículos en diversas revistas y periódicos españoles, como Claves de la razón práctica, Abc, y en publicaciones académicas norteamericanas.
César García es también asesor de la consultora de comunicación Medialuna. Actualmente reside en Estados Unidos con su mujer y sus dos hijos.

Publicado en Inactuales | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

José Pazó / El libro de la rana

ocho islas

Colección ocho islas 112 págs. Impreso en Madrid, 2011

Variaciones poéticas, ejercicio traductológico, juego de adivinanzas intertextual, poesía verbal y visual… El libro de la rana es un haiku de Matsuo Bashö pasado por la mente de un poeta y dibujante de la mano de una rana. Atrápala. Es tu rana.

“… Bashö practicó la meditación zen bajo la guía del maestro Butcho, y pocas cosas hay más zen que un haiku de Bashö. Pocas cosas se acercan más a un silencio cargado de significados y, paradójicamente, a un ruido carente de ellos. Un buen haiku dice más por lo que no dice que por sus palabras. Sus diecisiete sílabas definen un silencio en el que viven todas las palabras, incluidas las del propio poema. Para el zen, el haiku está dentro de cada lector antes de que lo lea, y la verdadera revelación es su descubrimiento por uno mismo.

Del zen es mejor no decir casi nada, ya que decir algo es un acto no-zen. Pero si algo se puede decir es que, en su intento por deshacer el ego, recurre siempre al humor. También a la ruptura de apegos, el anti-intelectualismo, a la soledad, al silencio, a la contradicción, a la amoralidad, a la simplicidad, al amor, al materialismo y a la aceptación. Pero, sobre todo, al humor. De ahí la rana “

He aquí una doble página a modo de descripción de lo que contiene el libro

José Pazó Espinosa es escritor y traductor.

Publicado en ocho islas | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Ronald Steel / El periodista y el poder, una biografía de Walter Lippmann

Inactuales

Prólogo de Ronald Steel. Colección InActuales. 630 páginas. Ed 2007.

Walter Lippmann, uno de los periodistas más influyentes del siglo XX, es escasamente conocido en España. Consejero áulico de todos los grandes presidentes demócratas –Wilson, Roosevelt, Kennedy, Johnson– rara vez se prestó al juego de adular al gobierno o de servir de portavoz de sus proyectos y programas: a pesar de que se le ofrecieron diversos cargos gubernamentales él siempre los rechazó.

AunqueNoam Chomsky le reprocha un pensamiento conservador, Lippmann nunca se dejó seducir por el pensamiento antidemocrático, y ello a pesar de haber vivido en una época en la que se consideraban progresistas las ideologías totalitarias. Ya en los años veinte denuncia el mito del “ciudadano informado” y en el célebre La opinión pública desenmascara las mil argucias que se utilizan desde el poder para moldear la opinión. Señalando que el ciudadano medio, absorbido por su trabajo, es fácilmente manipulable, consideraba que la función del verdadero periodismo era la de desentrañar, explicar y, si es necesario, denunciar, las intenciones del gobierno acogiendo con todas las reservas sus manifestaciones. Veía, en suma, el verdadero periodismo como un contrapoder y a ello dedicó toda su vida.

Amigo personal del general de Gaulle, cultivó la amistad de figuras tan diversas como los críticos de arte Bernard Berenson y Kenneth Clark o el economista John Maynard Keynes.

En Harvard fue alumno de George SantayanaWilliam James y compañero de estudios de John Reed.


Publicado en Inactuales, Walter Lippmann | Etiquetado , , , , | Deja un comentario